0 Comentarios
Compartir noticia en:

El cuidado de nuestros mayores es una tarea muy dura para sus familiares y todos, especialmente los familiares de un anciano dependiente, necesitamos descansar.

Aunque todos sabemos la importancia del descanso, lo normal es que los familiares de un anciano dependiente tenga reticencias a la hora de irse de vacaciones y delegar el cuidado de su mayor a otra persona. Además y debido al Covid, esta situación se ha complicado más todavía.

"¿Estará bien atendido?" "¿Se encontrará cómodo mi familiar dependiente con otra persona?". Estas son las típicas preguntas que nos hemos hecho todos los que hemos tenido que cuidar de un anciano dependiente antes de plantearnos unas vacaciones sin ellos.

Seyer Hogar somos una agencia con una larga trayectoria en el sector del cuidado de mayores, dependientes y enfermos. Disponemos de profesionales cualificadas y con amplía experiencia en el sector del cuidado asistencial.

Antes de contratar nuestros servicios os proponemos que nos conozcáis en nuestra tienda a pie de calle situada en Galileo 73 de Madrid. Allí os podemos dar información ampliada sobre cómo trabajamos.

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Para poder trabajar en el cuidado de ancianos, mayores o enfermos en Madrid se necesita un Certificado de Profesionalidad Sociosanitaria. A través de este Certificado, la Administración laboral nos acredita de manera oficial para poder trabajar en el cuidado de ancianos y nos asegura la formación necesaria para realizar estos cuidados.

Desde hace algunos años, los Certificados de Profesionalidad Sociosanitaria están homologados en la Unión Europea por lo que además de trabajar en Madrid también podríamos trabajar en el cuidado de ancianos en toda la Unión Europea.

Hay varios tipos de Certificados en el ámbito Sociosanitario que regula el cuidado de ancianos. Por ejemplo, hay un Certificado que te permite trabajar en instituciones sociales de la misma forma que hay otro Certificado que te permite trabajar en los domicilios de los ancianos, mayores o enfermos. 

Incluimos un enlace del SEPE con la descripción general del Certificado que permite poder cuidar ancianos en instituciones sociales. 
https://sede.sepe.gob.es/es/portaltrabaja/resources/pdf/especialidades/SSCS0208.pdf

La formación necesaria para obtener estos Certificados se puede realizar en varios centros de estudio. A modo de ejemplo, incluimos un enlace con la formación que proporciona la Cruz Roja para el cuidado de ancianos en instituciones sociales.

http://www.cruzroja.es/principal/web/formacion/certificado-profesionalidad-atencion-sociosanitaria-a-personas-dependientes-en-instituciones-sociales


0 Comentarios
Compartir noticia en:

Un ictus es un trastorno de la circulación sanguínea en el cerebro que se produce de manera repentina. Los ictus se pueden producir por una interrupción del flujo sanguíneo o por la rotura de una artería o vena del cerebro.

La mayoría de los ictus se producen por la rotura de un artería o vena del cerebro (lo que se denomina como infarto cerebral) y las secuelas suelen ser una perdida de las capacidades del enfermo.

Las personas que sufren ictus necesitarán cuidados especiales y sus familiares deberán planificar los mismos con un cuidador especializado. 

Más allá de la administración y cuidado de medicinas, el cuidador deberá tener en cuenta la higiene del enfermo:

Si el enfermo se puede desplazar al cuarto de baño es mejor que lo utilice. Eso sí, el cuarto de baño deberá estar acondicionado para el enfermo con anti-deslizantes, pasamanos, etc.

Hay algunos enfermos que pierden sensibilidad en partes de su cuerpo y en ese caso, el cuidador deberá comprobar la temperatura del agua. 

Otras cosas que debe tener en cuenta el cuidador son:

> el enfermo debe entrar en la ducha primero con la pierna afectada y para salir al revés, primero con la pierna no afectada
> secar bien e hidratar posteriormente, la piel del enfermo
> usar maquinilla eléctrica en lugar de maquinilla manual excepto en los casos que el enfermo use marcapasos
> nunca dejar sólo al enfermo en el cuarto de baño

0 Comentarios
Compartir noticia en:

El servicio de hogar es un relación laboral especial que relaciona al titular del hogar como empleador y a la persona que va a trabajar de interna como trabajador.

Además del cuidado del mayor, el trabajador también podrá realizar tareas domésticas y otros trabajos como chofer, jardinería, etc.

Los pasos que se deben seguir para la contratación de una interna para el cuidado de ancianos son los siguientes:

- Solicitar código de cuenta de cotización. Esto lo debe solicitar el titular de la vivienda. Esto sería la identificación del trabajador en la Seguridad Social.

- Alta del empleado. El alta se debe gestionar antes de iniciar el trabajo. La baja se debe tramitar como máximo 3 días después de la fecha fin. Esto se debe realizar rellenando un formulario de la Seguridad Social llamado TA2. 

- Contrato de trabajo. En este paso se establecen las condiciones de trabajo de la interna que se encargará del cuidado del mayor: duración del trabajo, salario, etc. Dependiendo del tipo de contrato se debe utilizar un determinado tipo de documento.

- Confección de la nómina. Aquí se establece el pago mensual que se abonará a la interna. Hay cantidades mínimas. También se deben gestionar las bajas de la interna.

- Retención de IRPF. Dependiendo del salario que asignemos a la interna se debe retener IRPF. Esto es independiente 

- Cotizaciones a la Seguridad Social. Como en el caso anterior, las cotizaciones a la Seguridad Social dependen del salario de la interna. Hay una parte de esa cotización que corresponde pagar al titular de la vivienda y otra parte que debe pagar la interna.

En Seyer Hogar os ayudamos en este proceso para que la contratación de la cuidadora de vuestro mayor no sea ningún problema.

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Continuando con el artículo anterior, os explicamos nuevas reglas para el cuidado de mayores con Alzheimer:

5.- No regañarle. Poco a poco el mayor se irá olvidando de las normas sociales que puede hacer que el anciano tenga conductas incorrectas. La solución no es regañarle sino que es mucho más efectivo felicitarle cualquier comportamiento que no sea inapropiado.

6.- No enfadarnos con el anciano. En muchas ocasiones el mayor tendrá conductas incoherentes y en muchos casos eso nos podrá "fastidiar". Tened en cuenta que el anciano no lo hace a propósito. De nada sirve que nos enfademos con nuestro familiar mayor.

7.- Crear rutinas con el mayor. Una vez que sabemos que el anciano tiene imposible aprender cosas nuevas, lo mejor es que el mayor mantenga las rutinas ya existentes: mismas cosas, en el mismo orden, en el mismo sitio e si puede ser incluso a la misma hora.

8.- Tomar decisiones en lugar del anciano. Los familiares del enfermo de Alzheimer deben hacerse a la idea de que poco a poco deberán ir tomando decisiones del anciano tanto económicas como personales

9.- Anticipar situaciones que puedan ocurrir con el mayor. Las improvisaciones no suelen ser buenas y debemos pensar situaciones que puedan ocurrir al mayor para tratar de anticiparnos. Por ejemplo, si el anciano sale a pasear y no regresa a casa. En este caso deben tener pensado por anticipado que deben hacer ¿cuánto tiempo esperar al mayor antes de llamar a sus contactos? ¿cuándo llamar a la policía?.

Esto es útil porque si hemos pensado en esta situación posiblemente nos demos cuenta que no tenemos el teléfono de alguno de sus contactos. Si hemos pensado en esta situación a lo mejor nos podemos dar cuenta de que es importante apuntar como va vestido el ancianos cada vez que sale de casa para poder explicar a la policía (en el caso de que se pierda) como iba vestido nuestro familiar.

10.- Debes estar bien para poder cuidar al enfermo de Alzheimer. Nos debemos cuidar a nosotros mismos. Si lo damos todo renunciando a nuestra salud no podremos cuidar bien al anciano.