0 Comentarios
Compartir noticia en:

El servicio de hogar es un relación laboral especial que relaciona al titular del hogar como empleador y a la persona que va a trabajar de interna como trabajador.

Además del cuidado del mayor, el trabajador también podrá realizar tareas domésticas y otros trabajos como chofer, jardinería, etc.

Los pasos que se deben seguir para la contratación de una interna para el cuidado de ancianos son los siguientes:

- Solicitar código de cuenta de cotización. Esto lo debe solicitar el titular de la vivienda. Esto sería la identificación del trabajador en la Seguridad Social.

- Alta del empleado. El alta se debe gestionar antes de iniciar el trabajo. La baja se debe tramitar como máximo 3 días después de la fecha fin. Esto se debe realizar rellenando un formulario de la Seguridad Social llamado TA2. 

- Contrato de trabajo. En este paso se establecen las condiciones de trabajo de la interna que se encargará del cuidado del mayor: duración del trabajo, salario, etc. Dependiendo del tipo de contrato se debe utilizar un determinado tipo de documento.

- Confección de la nómina. Aquí se establece el pago mensual que se abonará a la interna. Hay cantidades mínimas. También se deben gestionar las bajas de la interna.

- Retención de IRPF. Dependiendo del salario que asignemos a la interna se debe retener IRPF. Esto es independiente 

- Cotizaciones a la Seguridad Social. Como en el caso anterior, las cotizaciones a la Seguridad Social dependen del salario de la interna. Hay una parte de esa cotización que corresponde pagar al titular de la vivienda y otra parte que debe pagar la interna.

En Seyer Hogar os ayudamos en este proceso para que la contratación de la cuidadora de vuestro mayor no sea ningún problema.

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Continuando con el artículo anterior, os explicamos nuevas reglas para el cuidado de mayores con Alzheimer:

5.- No regañarle. Poco a poco el mayor se irá olvidando de las normas sociales que puede hacer que el anciano tenga conductas incorrectas. La solución no es regañarle sino que es mucho más efectivo felicitarle cualquier comportamiento que no sea inapropiado.

6.- No enfadarnos con el anciano. En muchas ocasiones el mayor tendrá conductas incoherentes y en muchos casos eso nos podrá "fastidiar". Tened en cuenta que el anciano no lo hace a propósito. De nada sirve que nos enfademos con nuestro familiar mayor.

7.- Crear rutinas con el mayor. Una vez que sabemos que el anciano tiene imposible aprender cosas nuevas, lo mejor es que el mayor mantenga las rutinas ya existentes: mismas cosas, en el mismo orden, en el mismo sitio e si puede ser incluso a la misma hora.

8.- Tomar decisiones en lugar del anciano. Los familiares del enfermo de Alzheimer deben hacerse a la idea de que poco a poco deberán ir tomando decisiones del anciano tanto económicas como personales

9.- Anticipar situaciones que puedan ocurrir con el mayor. Las improvisaciones no suelen ser buenas y debemos pensar situaciones que puedan ocurrir al mayor para tratar de anticiparnos. Por ejemplo, si el anciano sale a pasear y no regresa a casa. En este caso deben tener pensado por anticipado que deben hacer ¿cuánto tiempo esperar al mayor antes de llamar a sus contactos? ¿cuándo llamar a la policía?.

Esto es útil porque si hemos pensado en esta situación posiblemente nos demos cuenta que no tenemos el teléfono de alguno de sus contactos. Si hemos pensado en esta situación a lo mejor nos podemos dar cuenta de que es importante apuntar como va vestido el ancianos cada vez que sale de casa para poder explicar a la policía (en el caso de que se pierda) como iba vestido nuestro familiar.

10.- Debes estar bien para poder cuidar al enfermo de Alzheimer. Nos debemos cuidar a nosotros mismos. Si lo damos todo renunciando a nuestra salud no podremos cuidar bien al anciano.

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Continuando con el artículo anterior, os explicamos dos nuevas reglas dirigidas a familiares que cuidan a ancianos con Alzheimer:

3.- Dejar al anciano que haga las cosas a su ritmo y manera. Es muy frecuente que no dejemos al enfermo de Alzheimer hacer sus actividades domésticas porque las hace mal o de una forma que no nos gusta. Por ejemplo, el anciano con Alzheimer pone la mesa y se equivoca con los cubiertos. En este caso, nunca nuestra reacción debería ser pedirle que no siga poniendo la mesa o ponerla nosotros dejandole a él a un lado. 

4.- No discutir. Suele pasar que el enfermo intente justificar sus olvidos incluso acusándonos de ser el responsable de los mismos. Por ejemplo, si el enfermo de Alzheimer no encuentra su monedero es posible que nos acuse a nosotros de habérselo robado. En ese caso, no discuta con él. Siempre debemos poner que no habla nuestro familiar sino que habla su enfermedad.

Continuará

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Incluso para los cuidadores mejores preparados resulta muy duro el cuidado de una persona mayor con Alzheimer por eso entendemos la dificultad que puede sentir un familiar que debe convivir las 24 horas del día con un mayor con esta enfermedad.

En los próximos artículos os vamos a explicar 10 reglas dirigidas a estos familiares que deben cuidar a un anciano con Alzheimer:

1.- Mantener la calma. Esto es fundamental. Lo normal es que la conducta del mayor con Alzheimer le produzca estrés, desasosiego e irritación y debe tener la calma necesaria para evitar que esos momentos sean los mínimos posibles. 

Nuestro consejo es que debe tomar conciencia de que la persona mayor que está cuidando con Alzheimer no es la persona mayor que usted conocía antes de que tuviera esta enfermedad. Cuanto antes asuma esto antes podrá gestionar ese estrés, desasosiego e irritación que comentábamos antes.

2.- Dar tiempo al mayor con Alzheimer. Muchas veces y con buena fe, el cuidador intenta estimular demasiado a la persona enferma con  preguntas o dándole   menos tiempo del que necesita para realizar actividades. En la mayoría de las ocasiones, el resultado de esto es que la persona enferma se frustra y se desmotiva para realizar la tareas.  

Nosotros os proponemos que deis el tiempo necesario al mayor con Alzheimer para responder a vuestras preguntas o para realizar las tareas que le propongáis de tal forma que sienta que todavía puede seguir haciendo esas tareas y se mantenga motivado para la realización de las mismas.

Continua

0 Comentarios
Compartir noticia en:

Todos los expertos coinciden en señalar que una de las herramientas más potentes que tenemos para reducir la incidencia del Covid 19 es limitar nuestro número de contactos: cuantas menos personas interactúen con nosotros de manera directa menos posibilidades tenemos de contraer / contagiar el virus.

La filosofía anterior está alineada con lo que se ha llamado como "burbujas" que consiste en limitar nuestro número de contactos a un grupo determinado de personas. Especialmente este concepto se ha llevado acabo en los colegios.

En base a lo anterior, en Seyer Hogar apostamos por servicios de cuidado a mayores con internas para minimizar el número de contactos que interactúen tanto con el mayor como con su propio cuidadora.

Además de esta apuesta por internas para el cuidado de mayores, en Seyer Hogar podemos realizar un test a nuestro personal para garantizar que están libre de Covid 19.